EL USO DE WHATSAPP EN GRUPOS ESCOLARES

¿EL USO DE WHATSAPP EN GRUPOS ESCOLARES ES REALMENTE ÚTIL?

 

El uso de WhatsApp en España comenzó en 2009, y a pesar de que llevamos nueve años utilizando esta aplicación, que puede ser muy útil en determinados momentos, creo que todavía nos queda mucho por aprender en cuanto a la utilización del mismo.

 

WhatsApp es una aplicación gratuita de mensajería instantánea, que envía y recibe mensajes mediante Internet a nuestro teléfono móvil. Además de mandar mensajes de texto, los usuarios pueden crear grupos y enviarse mutuamente, imágenes, vídeos y grabaciones de audio.

 

Si nos centramos en los grupos de WhatsApp en la comunidad educativa, es una herramienta ventajosa que nos mantiene informados tanto a padres, profesores, adolescentes o alumnos en educación de adultos y nos sirve para compartir tareas, actividades, consejos u otros datos útiles (fotos, audios o vídeos) en materia educativa. Sin embargo, me surgen algunas dudas sobre el buen uso de la aplicación: ¿hasta qué punto toda esa información recibida de las aulas es beneficiosa para la comunidad educativa?, ¿es realmente necesario mantener esa comunicación instantánea?

 

Todos los días nos llegan noticias mediante prensa, radio y televisión de los problemas que acarrea el mal uso de WhatsApp en los centros educativos. ¿A quién no le ha ocurrido, en un grupo del colegio, que dos o tres padres/madres hayan discutido por un tema político, religioso, o por una simple discusión entre niños?. Tenemos que recordar, que estos grupos suelen ser muy numerosos y que existen muchas diferencias ideológicas que pueden terminar en discusión.

 

Para muchos padres esta herramienta les produce cierta seguridad pues tienen la posibilidad de mantenerse informados de todo lo que ocurre en las aulas, deberes, exámenes, reuniones, actividades extraescolares, etc. Pero pienso que la utilización excesiva de la aplicación puede conllevar a una excesiva confianza y provocar que nuestros hijos no mantengan la atención cuando el maestro/a comenta algo importante para anotar en la agenda.

 

A todo esto, habría que añadir los corrillos de críticas hacia el maestro o profesor (generalmente negativas), los subgrupos formados donde se hacen malos comentarios de otras personas del grupo principal y, además muchas veces, se transmiten datos incorrectos generando dudas a los miembros del grupo. En palabras de Nathalie Heinich, facilita la transgresión de los valores morales de los individuos, que se aprovechan del medio tecnológico para la ofensa evitando un enfrentamiento directo no deseado, en otras palabras, tirar la piedra y esconder la mano.

 

En mi opinión, WhatsApp es una aplicación que puede llegar a ser muy lucrativa en materia de educación, pero debemos concienciarnos de los peligros de la pésima utilización de esta herramienta en nuestros centros educativos y en general en toda la sociedad.

 

María Manzanares García

Departamento Científico-Tecnológico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *